Estrategia, Marcas Frente al COVID

Sector turismo: uso de influencers para promover los destinos. Lo positivo y lo negativo.

Hoy llegamos a la recta final de #marcasfrentealcovid y para ello seleccioné al sector turismo. Como bien sabemos, este sector fue uno de lo más afectados por esta pandemia. Desde marzo hasta la fecha, hemos visto como una gran cantidad de hoteles han tenido que cerrar sus puertas y suspender a sus colaboradores. Según los datos publicados por el Estado, este sector suspendió a 655,000 mil personas. También es importante recordar que, al igual que el sector de alimentos y bebidas, el sector turismo ya venía arrastrando un escenario bastante difícil.

En 2019, el sector se enfrentó a una de sus mayores crisis, luego de que medios estadounidenses responsabilizaran a una cadena de hoteles con sede en el país de las muertes de algunos turistas provenientes de esa nación. Esta crisis no solo generó comentarios negativos hacia el turismo dominicano, sino que puso en duda la seguridad de los visitantes en los centros vacacionales y disminuyó considerablemente las ocupaciones.

A nivel internacional, la situación tampoco es distinta. 90 destinos del mundo tuvieron que cerrar total o de forma parcial sus fronteras y otros 40 limitaron el acceso a los turistas dependiendo de su lugar de origen.

Sin embargo, a pesar de este escenario tan complicado, este sector puede vislumbrar la luz al final del túnel con el anuncio de su posible apertura a partir del 1 de julio. Es por ello que han tomado la decisión de promocionar diferentes destinos, pequeños complejos, así como el consumo local, como una especie de campaña de expectativa antes de que llegue esta fecha. Esta comunicación se ha dado en las redes sociales como vía principal y usando como figuras principales a los influencers, sobre todo a aquellos que pertenecen a las categorías de viajes, familia y estilo de vida. Por eso, me gustaría analizar cuales han sido los aspectos positivos de usar a los influencers para transmitir este mensaje, así como las oportunidades de mejora.

Sin más preámbulo, entremos en materia.

Lo positivo

  1. El mostrar los diferentes lugares que debemos visitar y que se encuentran ubicados en nuestro país. Hacer esto, de la mano de los influencers, motiva a que los turistas quieran visitar esos destinos y, por ende, se sientan también movidos a apoyar lo local, tomando en cuenta la situación que vive el sector y lo importante que es su reactivación para la sostenibilidad de la economía del país.
  • Los giveaways. Algunos de estos influencers están realizando giveaways ofreciendo fines de semana en distintos lugares, como es el caso de Helen Blandino quien se unió a Gestur para regalar dos noches en Casa el Paraíso ubicada en Samana.
  • Mostrar opciones alternas al turismo de todo incluido. Promocionar lugares como Casa Paraíso en Samana, Campito Loving y la alternativa que también tienen los turistas locales e internacionales de alquilar casas que se encuentran en la plataforma airbnb me parece una excelente forma de transmitir el mensaje y de reactivar el turismo.
  • Contratar a influencers locales para transmitir el mensaje. Lo que más me gusto de esto es que se seleccionaron influencers que no solo viajan con una frecuencia constante, sino que son abanderados de lo local como Mochilera por el Mundo y Alejate con Ale. También fueron seleccionados otros que, aunque no son reconocidos por viajar, tienen el elemento familiar y de estilo de vida que motiva a que las diferentes audiencias deseen replicar esas experiencias cuando la covidianidad se  los permita.

De la misma forma, otro punto a favor de contratar influencers para promover el turismo local es que el sector esta llegando justamente a su público objetivo. Debemos recordar que, con esta pandemia, las personas están pasando más tiempo en las plataformas digitales y, por ende, las marcas deben ir hacia donde se encuentra su target.

Lo que se puede mejorar o lo negativo

Comentarios nulos sobre turismo rural o ecológico. A pesar de que el gran grueso del turismo es el de sol y playa, ese turismo que ofrece el lujo y el todo incluido también existe un turismo que muchos seguimos y practicamos que es el ecológico y rural. A través de este turismo, comunidades bastante desfavorecidas perciben ingresos económicos. Sería muy bueno que las autoridades del sector turístico den respuestas sobre este tema y que los viajeros frecuentes cuya base es este turismo llamen la atención sobre el tema.

  • No mostrar protocolos de seguridad e higiene en los destinos: en las publicaciones de este fin de semana no vimos a los influencers con mascarillas, ni con guantes, ni tampoco lavándose las manos. De la misma forma, tampoco destacaron en sus publicaciones las medidas de higiene, distanciamiento social y seguridad que tienen esos destinos que visitaron, tomando en cuenta que son complejos cerrados y que, a pesar de que no son todo incluido, pueden alojar diferentes grupos. Aquí es importante destacar que no solo es transmitir el mensaje de apoyo a lo local y al turismo, es también darle la seguridad a los visitantes de que se está siguiendo un protocolo para preservar la salud y bienestar de ellos.
  • Influencer igual a influenciar. A veces se les olvida eso. Es cierto que tenemos que empezar a convivir con el virus y que es un hecho que durante  mucho tiempo tendremos que funcionar bajo  este nuevo normal, sin embargo, eso no es excusa para mostrarse en sus redes sin mascarillas y publicar fotos grupales o stories sin distanciamiento social. Es importante que ellos recuerden que, aunque no quieran, son ejemplo para sus comunidades y que son una ayuda idónea para las autoridades en la transmisión del mensaje de “distanciamiento social””.
  • No se están mostrando los procesos de reservación ni los requisitos. Esto es vital. No es solo promocionar los destinos, es dejarle saber a los demás que quieran visitarlos cuál es el proceso para hacer una reserva en esta nueva covidianidad, si hay que enviar una prueba de que no tenemos COVID-19 para poder ir, cuántas personas se permiten al mismo tiempo en el complejo, si cuando llegue al hotel me van a tomar la temperatura y me van a esperar con manitas limpias. Todo esto es muy importante y no se esta comunicando.
Estándar
Crisis, Estrategia, influencers

Agallua, el plagio y la piel tan fina de los influencers de RD

Desde el amor, vamos a hablar del tema de Agallua, su crisis y el plagio que quedó al descubierto en su planner 2020 y en algunas de sus plataformas digitales. Empecemos dando un poco de contexto para el que todavía no conoce bien qué fue lo que paso. Agallua es una influencer que se ha vendido como una mujer “sorora”, es decir una mujer que apoya a otras mujeres en su búsqueda de crecimiento, ya sea profesional y personal y que en poco tiempo construyó toda una comunidad que la seguía a través de su cuenta personal y en otras, como La Peña. El jueves santo en la noche, una joven llamada Carmín, denunció en su Instagram que Agallua no era lo que todos pensábamos. Esa chica sorora, creativa, que había promocionado y vendido con gran éxito un hermoso planner, le debía todo su éxito a una diseñadora francesa a la cual, no sólo le plagió sus diseños para la portada de la agenda, sino para sus cuentas de Instagram.

En resumen, Agallua se lucró gracias a la creatividad de Caroline, la diseñadora francesa en cuestión. Luego de que Carmín publicó este post, surgieron una infinidad de comentarios negativos (era de esperarse) y otras denuncias de profesionales del diseño, la fotografía, la publicidad, hablando de falta de pago o de robo de ideas por parte de esta influencer.

Ahora entremos en materia y analicemos el porqué la gente está tan indignada con este tema, el porqué de tantos comentarios negativos y veamos el tema desde un punto de vista objetivo, que nos ayude a crecer y a aprender.

1- Los seguidores y consumidores hoy en día no sienten preferencia por una persona solo porque sea atractiva o porque el producto sea bueno, los seguidores conectan con los valores, con la transparencia, con el buen hacer, por lo tanto esto que sucedió con Agallua es un claro ejemplo de ello. Agallua vendía sororidad, apoyo entre mujeres, creatividad y emprendimiento. Aún recuerdo un podcast al que ella fue invitada de Stronger Together en el que contaba toda su historia. Es realmente decepcionante ver que los valores que sustentaban su marca personal no eran reales y aún promoviendo el apoyo a la mujer, plagió el trabajo de otra, no le dio su respectivo crédito y hasta se lucró de ello. Eso no es sororidad y en un mundo tan interconectado como en el que vivimos, la gente le exigue a las marcas coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Aquí eso no aplicó.

2- La defensa de bots, de amigas influencers y de cuentas de agencias justificando una falta de ética, tampoco es del agrado de los consumidores y seguidores. Es realmente alarmante ver que tantos influencers locales y “seguidores” (que a todas luces son bots), definan esta situación como un error y cataloguen a las críticas como odio y envidia. Aquí debió de aplicarse la regla del silencio entre sus amigos influencers, sus fieles seguidores y aquellas cuentas que lo que querían era ayudarla. Yo, como comunicadora estratégica, si veo que un amigo le está pasando esto y el plagio es real, lo asesoraría para que dé unas disculpas públicas, acepte su error y dé garantías para solucionarlo. No lo defendería en público, ya que asumir una defensa de un delito le haría más mal que bien a mi querido amigo.

3- Las denuncias de otros artistas, diseñadores, publicistas entre otros profesionales sobre plagios y servicios no pagados. En RD tenemos una gran comunidad de artistas, de freelancers, de escritores y periodistas que luchan con el plagio y ven cómo su trabajo aparece en páginas digitales y en cuentas de Instagram. Por lo tanto, no me asombra la cantidad de comentarios negativos que generó toda esta situación. Los consumidores y los seguidores empatizan con lo que han vivido y a la verdad todos ellos, y confieso que hasta yo (porque a mi también me han plagiado), nos hemos visto reflejados en Caroline, la diseñadora francesa.

4- El texto que envió Agallua a sus amigas de La Peña junto al voice note diciendo que estaba tranquila y que la gente solo estaba destilando su odio y envidia aprovechando la cuarentena, dejó mucho que decir sobre sus valores, su marca y su reputación. Y aquí quiero hacer un aparte. Los influencers de RD tienen la piel muy fina. Todas las críticas que se le hacen, aún aquellas que son constructivas, las toman como odio, envidia y celos. ¿De verdad? ¿Es en serio? ¿Ustedes quieren ser figuras públicas y solo recibir elogios? Lamentablemente, el que no esté preparado para que lo critiquen, que cierre su cuenta de Instagram y se dedique a otra cosa. ¿Por qué los seguidores que critican lo mal hecho son envidiosos o venenosos? ¿Tener miles de seguidores en Instagram y que te den comida gratis en restaurantes es razón suficiente para envidiar? ¿Ser “famoso” en redes sociales es garantía de éxito para todo el mundo? Los dejo con estas preguntas.

5- Finalmente, las disculpas no creíbles de Agallua. Como conocedora del tema, les puedo decir que este statement pidiendo “perdón”, hablando desde el “yo” y colocando la disculpa en un tercer párrafo no fue efectiva. ¿Por qué no lo fue? Porque todas las acciones anteriores la desmeritan. Desde bloquear a la diseñadora cuando le escribió de forma muy decente para reclamar el uso de su trabajo, subir stories de todo menos de eso ignorando lo que estaba pasando, enviarle a su grupo de La Peña esos mensajes, incluso diciendo que su inspiración salió de imágenes de internet que fue encontrando; si sigo el listado no termino hoy.

En resumen, espero que este caso nos ayude a todos a ver lo siguiente:

A los influencers; a no creerse la última Coca-Cola del desierto y a entender que las marcas personales así como las comerciales, se construyen en base a los valores, no a las fotos bonitas.

A los seguidores, a ser más críticos, a entender que no todo lo que brilla es oro y a investigar mucho más a aquellas personas que les ofrecen productos o que les cuentan con orgullo sus historias de emprendimiento.

A las marcas, a seleccionar con cuidado aquellos influencers que contratan. Se supone que cuando una marca contrata a un influencer es porque los valores de ambos se conectan, se solapan. Esta crisis de Agallua no solo la afecta a ella, sino también a las marcas que ella representa.

Me despido,

Romy!

Estándar
Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Estrategia, Mis recomendaciones

Will Smith: de ser celebrity a ser un influenciador

Will Smith es un influenciador innato. No ha necesitado de promociones, publicidad, endorsement de grandes marcas y tampoco ha tenido que recurrir a la realización de concursos para aumentar los likes, los comentarios, mejorar el alcance e incrementar el número de seguidores. A diferencia de muchos influencers que conocemos, famosos o no, que se han visto obligados a hacer todo esto y más, el paso de esta estrella de cine a las redes sociales se ha sentido natural y fluido.

Will ya era una celebridad de clase mundial antes de abrir su cuenta de Instagram. Todos vimos el “Príncipe del Rap”, compramos el CD donde estaba la canción “Miami” y lloramos con la película “La Búsqueda de la Felicidad”. Sin embargo, la influencia que ha logrado en redes no es sólo producto de su fama.

Sigue leyendo

Estándar