Estrategia, Marcas Frente al COVID

Sector turismo: uso de influencers para promover los destinos. Lo positivo y lo negativo.

Hoy llegamos a la recta final de #marcasfrentealcovid y para ello seleccioné al sector turismo. Como bien sabemos, este sector fue uno de lo más afectados por esta pandemia. Desde marzo hasta la fecha, hemos visto como una gran cantidad de hoteles han tenido que cerrar sus puertas y suspender a sus colaboradores. Según los datos publicados por el Estado, este sector suspendió a 655,000 mil personas. También es importante recordar que, al igual que el sector de alimentos y bebidas, el sector turismo ya venía arrastrando un escenario bastante difícil.

En 2019, el sector se enfrentó a una de sus mayores crisis, luego de que medios estadounidenses responsabilizaran a una cadena de hoteles con sede en el país de las muertes de algunos turistas provenientes de esa nación. Esta crisis no solo generó comentarios negativos hacia el turismo dominicano, sino que puso en duda la seguridad de los visitantes en los centros vacacionales y disminuyó considerablemente las ocupaciones.

A nivel internacional, la situación tampoco es distinta. 90 destinos del mundo tuvieron que cerrar total o de forma parcial sus fronteras y otros 40 limitaron el acceso a los turistas dependiendo de su lugar de origen.

Sin embargo, a pesar de este escenario tan complicado, este sector puede vislumbrar la luz al final del túnel con el anuncio de su posible apertura a partir del 1 de julio. Es por ello que han tomado la decisión de promocionar diferentes destinos, pequeños complejos, así como el consumo local, como una especie de campaña de expectativa antes de que llegue esta fecha. Esta comunicación se ha dado en las redes sociales como vía principal y usando como figuras principales a los influencers, sobre todo a aquellos que pertenecen a las categorías de viajes, familia y estilo de vida. Por eso, me gustaría analizar cuales han sido los aspectos positivos de usar a los influencers para transmitir este mensaje, así como las oportunidades de mejora.

Sin más preámbulo, entremos en materia.

Lo positivo

  1. El mostrar los diferentes lugares que debemos visitar y que se encuentran ubicados en nuestro país. Hacer esto, de la mano de los influencers, motiva a que los turistas quieran visitar esos destinos y, por ende, se sientan también movidos a apoyar lo local, tomando en cuenta la situación que vive el sector y lo importante que es su reactivación para la sostenibilidad de la economía del país.
  • Los giveaways. Algunos de estos influencers están realizando giveaways ofreciendo fines de semana en distintos lugares, como es el caso de Helen Blandino quien se unió a Gestur para regalar dos noches en Casa el Paraíso ubicada en Samana.
  • Mostrar opciones alternas al turismo de todo incluido. Promocionar lugares como Casa Paraíso en Samana, Campito Loving y la alternativa que también tienen los turistas locales e internacionales de alquilar casas que se encuentran en la plataforma airbnb me parece una excelente forma de transmitir el mensaje y de reactivar el turismo.
  • Contratar a influencers locales para transmitir el mensaje. Lo que más me gusto de esto es que se seleccionaron influencers que no solo viajan con una frecuencia constante, sino que son abanderados de lo local como Mochilera por el Mundo y Alejate con Ale. También fueron seleccionados otros que, aunque no son reconocidos por viajar, tienen el elemento familiar y de estilo de vida que motiva a que las diferentes audiencias deseen replicar esas experiencias cuando la covidianidad se  los permita.

De la misma forma, otro punto a favor de contratar influencers para promover el turismo local es que el sector esta llegando justamente a su público objetivo. Debemos recordar que, con esta pandemia, las personas están pasando más tiempo en las plataformas digitales y, por ende, las marcas deben ir hacia donde se encuentra su target.

Lo que se puede mejorar o lo negativo

Comentarios nulos sobre turismo rural o ecológico. A pesar de que el gran grueso del turismo es el de sol y playa, ese turismo que ofrece el lujo y el todo incluido también existe un turismo que muchos seguimos y practicamos que es el ecológico y rural. A través de este turismo, comunidades bastante desfavorecidas perciben ingresos económicos. Sería muy bueno que las autoridades del sector turístico den respuestas sobre este tema y que los viajeros frecuentes cuya base es este turismo llamen la atención sobre el tema.

  • No mostrar protocolos de seguridad e higiene en los destinos: en las publicaciones de este fin de semana no vimos a los influencers con mascarillas, ni con guantes, ni tampoco lavándose las manos. De la misma forma, tampoco destacaron en sus publicaciones las medidas de higiene, distanciamiento social y seguridad que tienen esos destinos que visitaron, tomando en cuenta que son complejos cerrados y que, a pesar de que no son todo incluido, pueden alojar diferentes grupos. Aquí es importante destacar que no solo es transmitir el mensaje de apoyo a lo local y al turismo, es también darle la seguridad a los visitantes de que se está siguiendo un protocolo para preservar la salud y bienestar de ellos.
  • Influencer igual a influenciar. A veces se les olvida eso. Es cierto que tenemos que empezar a convivir con el virus y que es un hecho que durante  mucho tiempo tendremos que funcionar bajo  este nuevo normal, sin embargo, eso no es excusa para mostrarse en sus redes sin mascarillas y publicar fotos grupales o stories sin distanciamiento social. Es importante que ellos recuerden que, aunque no quieran, son ejemplo para sus comunidades y que son una ayuda idónea para las autoridades en la transmisión del mensaje de “distanciamiento social””.
  • No se están mostrando los procesos de reservación ni los requisitos. Esto es vital. No es solo promocionar los destinos, es dejarle saber a los demás que quieran visitarlos cuál es el proceso para hacer una reserva en esta nueva covidianidad, si hay que enviar una prueba de que no tenemos COVID-19 para poder ir, cuántas personas se permiten al mismo tiempo en el complejo, si cuando llegue al hotel me van a tomar la temperatura y me van a esperar con manitas limpias. Todo esto es muy importante y no se esta comunicando.
Estándar
Crisis, Estrategia, influencers

Agallua, el plagio y la piel tan fina de los influencers de RD

Desde el amor, vamos a hablar del tema de Agallua, su crisis y el plagio que quedó al descubierto en su planner 2020 y en algunas de sus plataformas digitales. Empecemos dando un poco de contexto para el que todavía no conoce bien qué fue lo que paso. Agallua es una influencer que se ha vendido como una mujer “sorora”, es decir una mujer que apoya a otras mujeres en su búsqueda de crecimiento, ya sea profesional y personal y que en poco tiempo construyó toda una comunidad que la seguía a través de su cuenta personal y en otras, como La Peña. El jueves santo en la noche, una joven llamada Carmín, denunció en su Instagram que Agallua no era lo que todos pensábamos. Esa chica sorora, creativa, que había promocionado y vendido con gran éxito un hermoso planner, le debía todo su éxito a una diseñadora francesa a la cual, no sólo le plagió sus diseños para la portada de la agenda, sino para sus cuentas de Instagram.

En resumen, Agallua se lucró gracias a la creatividad de Caroline, la diseñadora francesa en cuestión. Luego de que Carmín publicó este post, surgieron una infinidad de comentarios negativos (era de esperarse) y otras denuncias de profesionales del diseño, la fotografía, la publicidad, hablando de falta de pago o de robo de ideas por parte de esta influencer.

Ahora entremos en materia y analicemos el porqué la gente está tan indignada con este tema, el porqué de tantos comentarios negativos y veamos el tema desde un punto de vista objetivo, que nos ayude a crecer y a aprender.

1- Los seguidores y consumidores hoy en día no sienten preferencia por una persona solo porque sea atractiva o porque el producto sea bueno, los seguidores conectan con los valores, con la transparencia, con el buen hacer, por lo tanto esto que sucedió con Agallua es un claro ejemplo de ello. Agallua vendía sororidad, apoyo entre mujeres, creatividad y emprendimiento. Aún recuerdo un podcast al que ella fue invitada de Stronger Together en el que contaba toda su historia. Es realmente decepcionante ver que los valores que sustentaban su marca personal no eran reales y aún promoviendo el apoyo a la mujer, plagió el trabajo de otra, no le dio su respectivo crédito y hasta se lucró de ello. Eso no es sororidad y en un mundo tan interconectado como en el que vivimos, la gente le exigue a las marcas coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Aquí eso no aplicó.

2- La defensa de bots, de amigas influencers y de cuentas de agencias justificando una falta de ética, tampoco es del agrado de los consumidores y seguidores. Es realmente alarmante ver que tantos influencers locales y “seguidores” (que a todas luces son bots), definan esta situación como un error y cataloguen a las críticas como odio y envidia. Aquí debió de aplicarse la regla del silencio entre sus amigos influencers, sus fieles seguidores y aquellas cuentas que lo que querían era ayudarla. Yo, como comunicadora estratégica, si veo que un amigo le está pasando esto y el plagio es real, lo asesoraría para que dé unas disculpas públicas, acepte su error y dé garantías para solucionarlo. No lo defendería en público, ya que asumir una defensa de un delito le haría más mal que bien a mi querido amigo.

3- Las denuncias de otros artistas, diseñadores, publicistas entre otros profesionales sobre plagios y servicios no pagados. En RD tenemos una gran comunidad de artistas, de freelancers, de escritores y periodistas que luchan con el plagio y ven cómo su trabajo aparece en páginas digitales y en cuentas de Instagram. Por lo tanto, no me asombra la cantidad de comentarios negativos que generó toda esta situación. Los consumidores y los seguidores empatizan con lo que han vivido y a la verdad todos ellos, y confieso que hasta yo (porque a mi también me han plagiado), nos hemos visto reflejados en Caroline, la diseñadora francesa.

4- El texto que envió Agallua a sus amigas de La Peña junto al voice note diciendo que estaba tranquila y que la gente solo estaba destilando su odio y envidia aprovechando la cuarentena, dejó mucho que decir sobre sus valores, su marca y su reputación. Y aquí quiero hacer un aparte. Los influencers de RD tienen la piel muy fina. Todas las críticas que se le hacen, aún aquellas que son constructivas, las toman como odio, envidia y celos. ¿De verdad? ¿Es en serio? ¿Ustedes quieren ser figuras públicas y solo recibir elogios? Lamentablemente, el que no esté preparado para que lo critiquen, que cierre su cuenta de Instagram y se dedique a otra cosa. ¿Por qué los seguidores que critican lo mal hecho son envidiosos o venenosos? ¿Tener miles de seguidores en Instagram y que te den comida gratis en restaurantes es razón suficiente para envidiar? ¿Ser “famoso” en redes sociales es garantía de éxito para todo el mundo? Los dejo con estas preguntas.

5- Finalmente, las disculpas no creíbles de Agallua. Como conocedora del tema, les puedo decir que este statement pidiendo “perdón”, hablando desde el “yo” y colocando la disculpa en un tercer párrafo no fue efectiva. ¿Por qué no lo fue? Porque todas las acciones anteriores la desmeritan. Desde bloquear a la diseñadora cuando le escribió de forma muy decente para reclamar el uso de su trabajo, subir stories de todo menos de eso ignorando lo que estaba pasando, enviarle a su grupo de La Peña esos mensajes, incluso diciendo que su inspiración salió de imágenes de internet que fue encontrando; si sigo el listado no termino hoy.

En resumen, espero que este caso nos ayude a todos a ver lo siguiente:

A los influencers; a no creerse la última Coca-Cola del desierto y a entender que las marcas personales así como las comerciales, se construyen en base a los valores, no a las fotos bonitas.

A los seguidores, a ser más críticos, a entender que no todo lo que brilla es oro y a investigar mucho más a aquellas personas que les ofrecen productos o que les cuentan con orgullo sus historias de emprendimiento.

A las marcas, a seleccionar con cuidado aquellos influencers que contratan. Se supone que cuando una marca contrata a un influencer es porque los valores de ambos se conectan, se solapan. Esta crisis de Agallua no solo la afecta a ella, sino también a las marcas que ella representa.

Me despido,

Romy!

Estándar
Contenido y RSS, Estrategia, Mis recomendaciones, Relaciones Públicas, Serie Influencer: el término más popular del 2017, Sin categoría

¡Me vendieron un sueño! El influencer que contraté no es Superman

Situémonos en este escenario. Tenemos una tienda de zapatos y también alquilamos vestidos de fiestas. Nuestro escaparate es Instagram, una red que hasta el momento tiene 700 millones de usuarios activos, en la que se suben más de 95 millones de fotos diarias y en la que se registran más de dos millones de likes. Todo parece ir bien, las personas te comentan y te preguntan los precios con frecuencia. Sin embargo, cuando llega el fin de mes y sacas las cuentas, no has vendido ni una sola pieza. Entonces, la situación te lleva a cambiar de estrategia. Tu producto es bueno y lo sabes, así que te acercas a varias influencers del medio y llegas a un acuerdo. Sin embargo, esta jugada tampoco te funcionó, las ventas no suben, sigues estancado y te preguntas: ¿de qué sirven los influencers? ¿qué hago ahora con toda esta mercancía que no se vende? ¿qué otra cosa adicional puede hacer para que la gente me compré?

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Serie Influencer: el término más popular del 2017

Menos canciones de Arjona y frases de Paulo Coelho: el reto de los influencers para el 2018

El título lo dice todo. En el transcurso de esta serie hemos hablado de los influencers a nivel macro. Desde la relación que tienen con las empresas, los contenidos que postean, cómo deberían seleccionar las marcas que promocionan y la popularidad que han alcanzado en estos dos años; desplazando en gran medida a los Key Opinion Leaders o líderes de opinión a los que recurríamos en el pasado.

Sin embargo, la popularidad no es eterna y para mantenerla hay que ofrecer elementos diferenciadores que mantengan el interés de los seguidores y que atraigan a ese público cautivo o potencial. Por eso y para este 2018, los influencers no deben seguir con la misma estrategia.

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Mis recomendaciones, Serie Influencer: el término más popular del 2017

3/4 ¿Mi instagram es MIO o es un encarte publicitario? 

En el artículo anterior les hablaba sobre esos aspectos que las marcas pasaron por alto al contratar un influencer. En esta entrega de la serie “Influencer el termino más popular del 2017”, quiero que veamos la otra de la moneda. ¿Es estratégico para un influencer promocionar a todas las marcas que se le acercan? ¿Cómo evitan que se pierda ese gancho que permitió que ganaran seguidores en sus cuentas de Instagram entre tanto contenido publicitario?  Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Serie Influencer: el término más popular del 2017

2/4: “Ese algo” que olvidaron las empresas al contratar a los influencers en este 2017

En la entrega anterior les hablaba sobre la popularidad que alcanzaron los influencers durante este 2017 y como desplazaron, en gran medida, a los Key Opinion Leaders. Sin embargo, popularidad no siempre significa permanencia. 

Llegar es fácil, pero mantenerse se logra a base de trabajo, valor añadido y constancia. Por eso, uno de los mayores retos que tienen los influencers en el 2018 es encontrar ese “algo“, ese elemento diferenciador que los distinga del resto. 

Ese “algo” debe ayudarlos a transformar sus cuentas de Instagram y Facebook en algo más que un encarte publicitario y a mantener el interés de las marcas y empresas que los contratan. Un “algo” que durante el 2017 no percibí y las empresas que los endosan tampoco. 

Durante este año, las marcas y las empresas promocionaron sus campañas y obtuvieron visibilidad utilizando a influencers de todo tipo, congeniarán o no con el mensaje que querían transmitir, comulgarán o no con los valores de la marca, se relacionarán o no con la personalidad de la empresa. De la misma forma, vimos como agencias de viajes contrataban a publicistas y bloggeros de moda  para promocionar sus paquetes de viaje y no a personas como Aléjate con Ale y William Ramos que si viajan y que tienen una comunidad de personas que les gusta hacer turismo interno y externo.

Los likes, el número de followers y la “popularidad” pesaron más que la reputación, las interacciones, los shares y la comunidad fiel que un influencer puede haber construido en sus plataformas digitales, un grupo de individuos que sí les escribe y comenta. 

A las marcas se le olvidó que cuando usan al influencer como herramienta de promoción están endosandolo. Si un influencer no va acorde con el ADN de la compañía o de la marca, los resultados no serán los más favorables. Recuerden que si el influencer no transmite valores similares a los de la marca que representa, los posibles clientes de esa empresa no le van a creer y la inversión será en vano.

El público objetivo debe creerle y sentirse identificado con el influencer para interesarse en los productos de la marca o para unirse a una iniciativa X. Básicamente, si no hay conexión no hay nada. ¿Cuántas campañas han pasado sin pena ni gloria porque las empresas no tomaron en cuenta este aspecto tan importante? 

Por esto, es esencial que las compañías tomen en cuenta los siguientes aspectos antes de contratar a un influencer, sobretodo de cara a este 2018:

1- Nivel de Engagement del influencer: en este caso, se debe evaluar la relación que tienen los influencers con sus seguidores, los contenidos que postean y si estos verdaderamente conectan revisando los comentarios y los shares.

2- Calidad de los contenidos: como bien dije desde el artículo 1, hacer fotos y videos de alta calidad no es aportar valor a una audiencia en redes sociales. Sin embargo, publicar textos con sentido, sin faltas ortográficas y generar conversaciones sobre temas que interesen a sus seguidores si es ser un influencer.

3- Valores y personalidad: es importante definir de qué habla este influencer en sus redes sociales y cuáles son los valores que transmite.

4- ¿Trabaja o no con la competencia?: hay influencers cuyas plataformas sociales parecen un infomercial. Por eso las empresas deben evaluar si es estratégico involucrarse con un influencer que tenga esta característica. 

5- Establecer herramientas de seguimiento para evaluar la gestión del influencer o el impacto positivo de su gestión. Las empresas deben evaluar el número de likes, comentarios, menciones, la cantidad de veces que se compartió el contenido que postearon, los views de los videos, así como (y esto si es lo más importante) los comentarios y las conversaciones que se generaron en los canales del influencer y en los de la marca, sobretodo aquellos que sean positivos y que hayan derivado en el crecimiento de los seguidores en las plataformas sociales, el incremento de las ventas y en el tráfico en la web corporativa.

Para finalizar, quiero ponerles dos ejemplos de buena elección de influencers uno es local y otro es internacional.

Reebook con Nashla Bogaert quien desde hace más de 4 años es la embajadora de la marca en República Dominicana y Under Armour. Esta última, seleccionó a la atleta de origen Sirio Yusra Mardini, quien salvo 20 personas de morir ahogadas en alta mar en el 2016. 

En la próxima entrega, les estaré hablando sobre la otra cara de la moneda. ¿El influencer debe decir que si a todas las marcas que se le acercan? Nos leemos nuevamente este jueves. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar