Contenido y RSS, Estrategia, Mis recomendaciones

¿En qué falló Elle Darby?

El correo electrónico de Elle Darby no es del todo cuestionable. La vlogger inglesa cuya plataforma de Youtube tiene más de 87,000 suscriptores y 76,000 seguidores en Instagram, hizo lo que cualquier periodista, productor y talento haría. Solicitó un intercambio. Muchos la han atacado porque buscaba estadía gratis en base a seguidores y a experiencias favorables con otras marcas. Otros han condenado, apalacandose en este caso, que los influencers le propongan a las marcas promoción con post en redes sociales a cambio de servicios o productos gratis. Sin embargo, ya esto se hacía antes de que apareciera Facebook, Twitter e Instagram. ¿Recuerdan cuando las presentadoras de TV anunciaban que vestían de la tienda tal y que el cuidado de su cabello era gracias al salón x 1,2 y hasta 5 veces en el mismo programa? Pues es casi lo mismo, sólo que en otro contexto y utilizando medios distintos.

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Crisis

H y M: un torpe descuido o una acción que salió mal

Es un poco difícil pensar que lo ocurrido esta semana con H y M fue un accidente, un descuido, un fallo que nadie vio y que nadie previó. Y es que el 2017 fue un año que se caracterizó precisamente por las crisis que se generaron, sobretodo en temas de género, discriminación racial y activismo social.

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Serie Influencer: el término más popular del 2017

Menos canciones de Arjona y frases de Paulo Coelho: el reto de los influencers para el 2018

El título lo dice todo. En el transcurso de esta serie hemos hablado de los influencers a nivel macro. Desde la relación que tienen con las empresas, los contenidos que postean, cómo deberían seleccionar las marcas que promocionan y la popularidad que han alcanzado en estos dos años; desplazando en gran medida a los Key Opinion Leaders o líderes de opinión a los que recurríamos en el pasado.

Sin embargo, la popularidad no es eterna y para mantenerla hay que ofrecer elementos diferenciadores que mantengan el interés de los seguidores y que atraigan a ese público cautivo o potencial. Por eso y para este 2018, los influencers no deben seguir con la misma estrategia.

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Mis recomendaciones, Serie Influencer: el término más popular del 2017

3/4 ¿Mi instagram es MIO o es un encarte publicitario? 

En el artículo anterior les hablaba sobre esos aspectos que las marcas pasaron por alto al contratar un influencer. En esta entrega de la serie “Influencer el termino más popular del 2017”, quiero que veamos la otra de la moneda. ¿Es estratégico para un influencer promocionar a todas las marcas que se le acercan? ¿Cómo evitan que se pierda ese gancho que permitió que ganaran seguidores en sus cuentas de Instagram entre tanto contenido publicitario?  Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Serie Influencer: el término más popular del 2017

2/4: “Ese algo” que olvidaron las empresas al contratar a los influencers en este 2017

En la entrega anterior les hablaba sobre la popularidad que alcanzaron los influencers durante este 2017 y como desplazaron, en gran medida, a los Key Opinion Leaders. Sin embargo, popularidad no siempre significa permanencia. 

Llegar es fácil, pero mantenerse se logra a base de trabajo, valor añadido y constancia. Por eso, uno de los mayores retos que tienen los influencers en el 2018 es encontrar ese “algo“, ese elemento diferenciador que los distinga del resto. 

Ese “algo” debe ayudarlos a transformar sus cuentas de Instagram y Facebook en algo más que un encarte publicitario y a mantener el interés de las marcas y empresas que los contratan. Un “algo” que durante el 2017 no percibí y las empresas que los endosan tampoco. 

Durante este año, las marcas y las empresas promocionaron sus campañas y obtuvieron visibilidad utilizando a influencers de todo tipo, congeniarán o no con el mensaje que querían transmitir, comulgarán o no con los valores de la marca, se relacionarán o no con la personalidad de la empresa. De la misma forma, vimos como agencias de viajes contrataban a publicistas y bloggeros de moda  para promocionar sus paquetes de viaje y no a personas como Aléjate con Ale y William Ramos que si viajan y que tienen una comunidad de personas que les gusta hacer turismo interno y externo.

Los likes, el número de followers y la “popularidad” pesaron más que la reputación, las interacciones, los shares y la comunidad fiel que un influencer puede haber construido en sus plataformas digitales, un grupo de individuos que sí les escribe y comenta. 

A las marcas se le olvidó que cuando usan al influencer como herramienta de promoción están endosandolo. Si un influencer no va acorde con el ADN de la compañía o de la marca, los resultados no serán los más favorables. Recuerden que si el influencer no transmite valores similares a los de la marca que representa, los posibles clientes de esa empresa no le van a creer y la inversión será en vano.

El público objetivo debe creerle y sentirse identificado con el influencer para interesarse en los productos de la marca o para unirse a una iniciativa X. Básicamente, si no hay conexión no hay nada. ¿Cuántas campañas han pasado sin pena ni gloria porque las empresas no tomaron en cuenta este aspecto tan importante? 

Por esto, es esencial que las compañías tomen en cuenta los siguientes aspectos antes de contratar a un influencer, sobretodo de cara a este 2018:

1- Nivel de Engagement del influencer: en este caso, se debe evaluar la relación que tienen los influencers con sus seguidores, los contenidos que postean y si estos verdaderamente conectan revisando los comentarios y los shares.

2- Calidad de los contenidos: como bien dije desde el artículo 1, hacer fotos y videos de alta calidad no es aportar valor a una audiencia en redes sociales. Sin embargo, publicar textos con sentido, sin faltas ortográficas y generar conversaciones sobre temas que interesen a sus seguidores si es ser un influencer.

3- Valores y personalidad: es importante definir de qué habla este influencer en sus redes sociales y cuáles son los valores que transmite.

4- ¿Trabaja o no con la competencia?: hay influencers cuyas plataformas sociales parecen un infomercial. Por eso las empresas deben evaluar si es estratégico involucrarse con un influencer que tenga esta característica. 

5- Establecer herramientas de seguimiento para evaluar la gestión del influencer o el impacto positivo de su gestión. Las empresas deben evaluar el número de likes, comentarios, menciones, la cantidad de veces que se compartió el contenido que postearon, los views de los videos, así como (y esto si es lo más importante) los comentarios y las conversaciones que se generaron en los canales del influencer y en los de la marca, sobretodo aquellos que sean positivos y que hayan derivado en el crecimiento de los seguidores en las plataformas sociales, el incremento de las ventas y en el tráfico en la web corporativa.

Para finalizar, quiero ponerles dos ejemplos de buena elección de influencers uno es local y otro es internacional.

Reebook con Nashla Bogaert quien desde hace más de 4 años es la embajadora de la marca en República Dominicana y Under Armour. Esta última, seleccionó a la atleta de origen Sirio Yusra Mardini, quien salvo 20 personas de morir ahogadas en alta mar en el 2016. 

En la próxima entrega, les estaré hablando sobre la otra cara de la moneda. ¿El influencer debe decir que si a todas las marcas que se le acercan? Nos leemos nuevamente este jueves. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar
5estratégicosporqué, Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Crisis

Kevin Spacey y sus 5 lecciones de reputación

Kevin Spacey lo tenía todo. Algunos pensarán que ese todo corresponde a fama, dinero, reconocimiento y bienes. Pues no. Ese todo es una excelente reputación, algo que no se construye o consigue de la noche a la mañana

Generar y producir admiración en tu público objetivo, que sigan y valoren tu trabajo, y, sobretodo que te respeten, es una labor ardua, tediosa y que debe estar basada en hechos no en palabras. Hasta el mes pasado, Kevin gozaba de esa credibilidad. Sin embargo, una publicación de acoso sexual difundida vía redes sociales fue suficiente para derrumbar más de 30 años de carrera artística. Y es que en definitiva, esta Era de la posverdad no perdona. 

Si esto hubiese pasado hace 15 años la realidad sería otra; pero a los lectores, los internautas y a los medios de comunicación les importan más las percepciones, los sentimientos, así como el número de shares y de likes que genera un rumor, que el validar fuentes, buscar información y producir una noticia neutra.

Entonces, ¿cómo se controla una comunidad de millones de personas con acceso a data ilimitada? ¿De qué manera se detiene la difusión de un rumor? En este post no pretendo contestar esas preguntas. Lo importante aquí es identificar esas lecciones de reputación que nos deja este caso y que podrían servirnos en un futuro.
Lección # 1- “Treinta años no es suficiente para que una acusación prescriba; al menos no para la opinión pública”. 
Muchos me han preguntado, ¿pero si eso paso hace 30 años por qué vienen a denunciarlo ahora? ¿Cómo una persona que guardó un secreto por 30 años puede tener más credibilidad que alguien que ha llevado una vida pública libre de escándalos? La respuesta es fácil. La sociedad y la opinión pública en general, se alimenta de las percepciones. Inmediatamente alguien lanza una acusación contra ti está sembrando la duda y generando una serie de sentimientos negativos que afectan tu reputación y te restan credibilidad.

En esta época de la posverdad las percepciones viajan mucho más rápido gracias a los algoritmos de las redes, convirtiéndo los temas en trending topic y transformando un rumor en una verdad en cuestión de minutos.

Lección #2-“La mayoría de las veces, pedir disculpas es más que suficiente”. 

Cuando te acusan de algo que no has hecho o de lo que no estas seguro, pero sabes que es un tema sensible para un grupo en específico, siempre es válido pedir disculpas. Ustedes se preguntarán, ¿para qué voy a pedir perdón si no he hecho nada malo?

Fácil. Siempre habrá alguien que se sintió afectado por lo que supuestamente sucedió o que vivió una situación parecida y tu se lo recordaste. 

El mostrar empatía ayuda a que las personas bajen un poco la guardia con respecto a ti, te escuchen y te crean.

Kevin quiso justificar su posible acción en una preferencia sexual, lo cual generó mucho más molestia, indignación y lo hizo quedar como una persona deshonesta que nunca fue sincera con respecto a su orientación. En resumen, sus declaraciones lo hundieron mucho más.

Lección #3-“En esta era de la posverdad, las pruebas son irrelevantes”. 

Este punto va muy de la mano con el anterior. Como en las plataformas sociales lo que importa son las percepciones y no la información, es tan importante dar una respuesta convincente que conecte con los sentimientos de la gente y genere engagement. 

Las pruebas, los números, las coartadas y las fechas no son imprescindibles.  Lo esencial es convencer al público con un tono adecuado, las palabras precisas y un lenguaje corporal que al menos los haga dudar de lo que dicen de ti.

Lección #4- “Las acciones deben ser coherentes con lo que se dice”. 

Puedo decirles, sin temor a equivocarme, que cualquiera en una situación de tensión puede cometer errores. Quizás, las últimas declaraciones de Kevin Spacey lo sean. Sin embargo, para los fines de #enmispalabras, disculparse por una acción que no recuerdas y luego anunciar que te internarse en un centro para buscar ayuda es una total incoherencia.

Los hechos comunican mucho más que las palabras. Hubiese sido mejor que dijera que sí, se disculpara y buscará ayuda, a que lo negara.

Lección #5- “Credibilidad sin transparencia es una mesa a la que le falta una pata”. 

Por último, la lección más importante es esta. La reputación se construye día a día y los materiales para levantar ese edificio (si lo vemos metafóricamente) son las acciones, la preparación, el engagement y la transparencia. En el camino, muchos se concentran en los tres primeros elementos, olvidándose del último.

La verdad siempre sale a la luz, nada esta oculto bajo el sol y lo único que nos permite y permitirá defendernos o afrontar una situación difícil, es ser como somos en todos los ambientes.

Estándar
Contenido y RSS, Estrategia, Sin categoría

Contratando un influencer. Los 5 errores más comunes.

En esta ocasión y dándole continuidad al artículo de la semana pasada, analizaré los errores que cometen las empresas al seleccionar y contratar a un influencer o embajador de marca. Antes de entrar en materia, es importante entender por qué las compañías necesitan a los influencers para ejecutar, de manera más efectiva, una estrategia de marketing.

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Crisis, Mis recomendaciones

Cuando tú vida privada se convierte en viral

¿Qué pasa cuando tú vida privada se convierte en viral? ¿Qué pasa cuando esa imagen, video o  nota de voz que enviaste de manera  inocente y al amigo equivocado, es vista o escuchada por millones de personas en cualquier parte del mundo? ¿Qué pasa cuando ese contenido que pertenece a tu intimidad es la causa por la que tu familia, compañeros de trabajo y círculo más cercano tenga que responder preguntas y comentarios incómodos? Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Estrategia

El “cosker”: pros y contras de la publicidad viral

Lo que paso esta semana con el famoso “Cosker”, ese voice note difundido por whatsapp con el que nos reímos tanto y muchos compartimos, es un claro ejemplo de cómo las marcas aprovechan momentos para obtener visibilidad. Desde ayer, las redes sociales fueron inundadas con anuncios de diferentes marcas

Sigue leyendo

Estándar
Contenido y RSS, Relaciones Públicas

¿Calidad vs cantidad?

A veces me preguntan que es lo más importante, calidad o cantidad cuando se trata de obtener publicaciones en los medios de comunicación. La clave para responder esta cuestionante es bastante simple, ¿cuál es tu objetivo?, ¿salir una sola vez y que en dos días seas periódico de ayer (en redes sociales serías un post de 2 horas) o generar interés de los medios en los temas de tu empresa y el sector al que perteneces? Como me imagino que lo que deseas es generar un interés que sea sostenible en  el tiempo y que te permita obtener otros espacios en el futuro, mi recomendación  es que siempre apuestes a la calidad y no a la cantidad.

¿Por qué?

1-  La cantidad te permite tener acceso a todos los medios, pero la calidad te asegura el acceso a los medios que tu público o audiencia de interés si consume, comparte y lee con regularidad.

2- La cantidad te expone a un tipo de público general, mientras que la calidad te asegura exposición ante una audiencia especializada que entiende con mayor facilidad los términos de tu negocio y que reconoce un valor añadido en la información que estas compartiendo.

3-  La cantidad supone el riesgo de que en algún  momento la información que estas enviando deje de interesar,  mientras que la calidad te puede llegar a convertir en una fuente confiable  para ese medio que identificaste y en un vocero designado de  los temas en los que tu empresa se especializa.

4- La cantidad te puede asegurar una gran cantidad de likes y comentarios, pero la calidad te expone a llamadas, correos y solicitudes en concreto que pueden hacer crecer tu negocio o darte la oportunidad de abundar mucho más sobre lo que sabes y eres experto.

5- Y por último, cantidad te da acceso a publicaciones que necesitan de mucho empuje y motivación, mientras que la calidad puede traducirse en interés por parte del medio de hacer un reportaje sobre tu empresa o incluirte en un artículo sobre el sector al que perteneces.

Entonces, cómo aplicamos este principio de calidad versus cantidad de una manera efectiva y que pueda traducirse en resultados positivos y medibles. Los pasos son los siguientes:

1- Crear una estrategia de contenido que deberá estar basada en un propósito. Nuestra empresa no puede ser una nota de prensa y ya, sino un generador  de contenido de valor para los medios de comunicación.

2- Identificar de forma oportuna  los medios que nos interesen  basándonos en el tipo de audiencia que los consume. Por ejemplo, si su empresa pertenece al mercado de valores los medios específicos que debería tener dentro de su estrategia deben ser los económicos, no los sociales ni los de tecnología. (A menos que desarrolle un evento específico que amerita la invitación o el foco a esos medios que va a dejar fuera).

3-Asegurarnos que poseemos los mensajes y la data necesaria para cumplir con esa estrategia de contenido, además de voceros autorizados con habilidades comunicacionales para entrevistas o visitas a medios.

4-Por último, pero no menos importante esta la periodicidad y los temas. Es importante definir una parrilla de contenidos flexible que permita la inclusión  de actividades que se encuentren en el cronograma de la empresa y que tenga establecida una frecuencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar