Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Estrategia, Mis recomendaciones

Will Smith: de ser celebrity a ser un influenciador

Will Smith es un influenciador innato. No ha necesitado de promociones, publicidad, endorsement de grandes marcas y tampoco ha tenido que recurrir a la realización de concursos para aumentar los likes, los comentarios, mejorar el alcance e incrementar el número de seguidores. A diferencia de muchos influencers que conocemos, famosos o no, que se han visto obligados a hacer todo esto y más, el paso de esta estrella de cine a las redes sociales se ha sentido natural y fluido.

Will ya era una celebridad de clase mundial antes de abrir su cuenta de Instagram. Todos vimos el “Príncipe del Rap”, compramos el CD donde estaba la canción “Miami” y lloramos con la película “La Búsqueda de la Felicidad”. Sin embargo, la influencia que ha logrado en redes no es sólo producto de su fama.

Sigue leyendo

Estándar
Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Estrategia, Mis recomendaciones

Las redes sociales y los políticos dominicanos. ¿Cómo les benefician y las pueden usar a su favor?

Las encuestas Gallup Hoy y ASISA publicadas hace dos semanas, nos dan una idea muy clara del panorama político de cara al año 2020. Ambos sondeos, cuyos resultados son bastante similares, nos muestran cuáles son los líderes políticos dominicanos que poseen mayor popularidad, su índice de aceptación o de rechazo por parte del electorado, así como el lugar que ocupan los más jóvenes (ya sea por tiempo o por méritos) en el top of mind de la población.

Ambas investigaciones sitúan a Danilo Medina, Luís Abinader, Hipólito Mejía, Leonel Fernández, Miguel Vargas Maldonado, Margarita Cedeño de Fernandez y Francisco Domínguez Brito como los de mayor liderazgo en la actualidad y los que podrían competir a la Presidencia de la República. Sin embargo, los datos que más llamaron mi atención y que deberían ser analizados con mayor detenimiento, son los porcentajes de popularidad que alcanzaron los más jóvenes y el alto índice de aceptación que presenta Ramfis Trujillo Domínguez, nieto del fallecido dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina.

A pesar de que podamos entender que un 3.3% no es una cifra significativa cuando se compara con el alto porcentaje de Luís Abinader y de Danilo Medina, sí lo es. Estamos hablando de jóvenes que están posicionándose como líderes de opinión dentro y fuera de sus partidos. Figuras que están creando comunidades de adeptos fieles y con quienes han construido conversaciones de valor a través de las plataformas sociales. Políticos como Faride Raful, David Collado, Wellington Arnaud y Orlando Jorge Mera prometen cambios y muestran coherencia en cada una de sus intervenciones.

En el caso de Ramfis Trujillo es más interesante todavía. Cuando Ramfis hizo públicas sus aspiraciones,  fue juzgado y rechazado por dos obvias razones: es nieto de un dictador y no tiene ninguna experiencia. Sin embargo, desde que empezó a utilizar las redes sociales y a llamar la atención sobre corrupción, migración haitiana e inseguridad, su liderazgo se incrementó. La Gallup Hoy, por ejemplo, lo sitúa con un 47% de aceptación.

En este sentido, es importante analizar cómo estos políticos puedan usar las redes sociales para continuar reforzando su posicionamiento y cuáles son esos beneficios que les aportan estas plataformas para tener un contacto directo y efectivo con sus audiencias claves.

1- Mayor control de sus mensajes: Ya no es necesario que los políticos dependan de terceros para posicionar los temas que les interesan. A través de las plataformas sociales, específicamente de las propias, pueden transmitir las informaciones que desean con un control casi total del contenido a difundir; llegando de una manera más efectiva a sus públicos objetivos.

2- Conectan: Instagram, Facebook y Twitter son canales de conexión. A través de estas plataformas pueden generar empatía hacía ellos por parte de sus seguidores y de aquellos públicos a los que quieren llegar. Esto, no se logra de la noche a la mañana. La clave esta en crear una estrategia que humanice a la figura y que tenga como propósito final que los seguidores se conviertan en embajadores. Si este objetivo se cumple, el político verá como esa comunidad de followers multiplica sus mensajes y mejora significativamente el alcance de sus iniciativas.

3- Historias propias: Las plataformas sociales les permiten a los políticos dar las primicias y contar sus propias historias sin necesidad del apoyo de terceros, tomando en cuenta que Instagram, Facebook y Twitter se han convertido en fuentes para los medios de comunicación. En este sentido, y si se montan en este tren compartiendo contenido de valor que posicionen los temas de su agenda política, pueden no sólo llamar la atención del electorado, sino de organizaciones de la sociedad civil, influencers y posibles aliados.

4- Acceso a “data”: estamos en la era de la big data, donde las informaciones de los seguidores son utilizadas para crear campañas de publicidad,  promociones y para aumentar las ventas de un determinado producto. Si etiquetamos a los políticos como una marca, la big data funciona de manera casi perfecta (OJO: siempre y cuando las informaciones se analicen con minuciosidad). En este sentido, estos líderes podrán conocer los gustos, los intereses y la realidad de vida de sus seguidores a un precio costo-efectivo y podrán utilizar estos datos para generar puntos en común con ellos.

5- Les permiten escuchar y, sobre todo, escuchar de verdad: las redes les dan un termómetro a los políticos de cuáles son esos temas que los ciudadanos quieren que se comenten, pero que al Estado no les interesa desglosar. Por eso, a través de Instagram, Facebook y Twitter podrían hacer una verdadera y efectiva oposición, utilizando tópicos como la corrupción, la delincuencia y la equidad de género.

6- Interacción y comunicación bidireccional: las redes les permiten a los políticos interactuar con sus públicos y medir su nivel de aceptación de acuerdo al nivel de engagement que se genere. Recordemos que el engagement se determina a través de los comentarios, los shares, los likes y los mensajes que las marcas reciben. En este sentido, la bidireccionalidad de las redes los ayudarían a identificar aquellos aspectos que los alejan de sus seguidores y a desarrollar acciones rápidas y efectivas para no perderlos. 

7-Aprovechar los beneficios que representa cada red. Por ejemplo, en Twitter pueden informar lo que sucede en la campaña en tiempo real. Facebook les permite hacer un manejo más emocional y cercano haciendo uso de las fotos y vídeos. En YouTube pueden hacer un almacén de vídeos sobre sus campañas los cuales pueden viralizarse con mayor facilidad.

Espero que con este artículo tengamos más claridad sobre este tema y que podamos aplicar estas 7 claves hasta para nuestro posicionamiento personal. Nos leemos el próximo jueves con un post muy especial y muy personal.

 

 

Estándar
Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Relaciones Públicas

Los SI y los NO de “Sheroes” de Mattel

En las últimas semanas hemos sido testigos del lanzamiento de campañas inspiradoras atadas a días festivos, fechas conmemorativas o temas relacionados al cuidado del medio ambiente y los recursos naturales. Marcas como Lacoste y Jhonnie Walker fueron las primeras en dar el paso en este 2018 y hacer cambios significativos en su discurso. Lacoste, sustituyó su famoso logotipo para mostrar en sus camisetas a 10 especies en peligro de extensión. Jhonnie Walker, por su parte, lanzo al mercado una edición limitada de su whiskie con la imagen de una mujer llamada Janne Walker. Ambas marcas, en adición a las modificaciones realizadas en sus logotipos y presentaciones, han decidido apoyar a entidades sin fines de lucro que se relacionan directamente con estos temas. #EnMisPalabras las califico con un 100 de 100.

Otra de las empresas que se ha abocado a aprovechar fechas conmemorativas para lanzar nuevos productos y crear engagement con sus consumidores es Mattel. El fabricante y distribuidor de la muñeca Barbie, la muñeca más famosa del mundo, lanzo este mes la colección Mattel Sheroes, #MoreRoleModels o Mujeres que Inspiran. Esta colección representa en la piel de la Barbie a 17 mujeres que han marcado tendencia o han alcanzado hitos importantes, entre las que se incluyen Frida Kahlo, Amelia Earhart, Katherine Jhonson, Misty Copeland, Gabby Douglas, Patty Jenkins, entre otras.

A primera vista, esta nueva apresta de la Barbie parece ser un acierto por parte de Mattel, incluso a pesar de todo el conflicto que se ha generado por los derechos del uso de la imagen de la pintora mexicana Frida Kahlo. Sin embargo, hay varias preguntas que asaltan a la vista y que es necesario hacerlas.

¿Sheroes conecta con el público al que va dirigido la marca?

¿Las niñas de hoy día conocen a estas mujeres que la marca Barbie esta representando como líderes y modelos a seguir?

– ¿Con qué otras acciones Barbie está promoviendo valores positivos a las niñas?

– ¿Están involucrados en una acción de RSE que fomente la autoestima y la autoconfianza de las niñas y jóvenes sin importar su tipo de cuerpo? 

–   ¿Realizó Mattel un estudio de mercado que le permitierá identificar que esta nueva colección aumentaría las ventas, tomando en cuenta sus más de tres años con pérdidas de más de un 20%?

– ¿Está dándole Mattel a sus consumidores lo que necesitan y quieren? ¿se están adaptando a los nuevos tiempos y plataformas digitales?

En base a estas preguntas y tomando como base esta nueva colección de la muñeca Barbie, quiero compartir estos SI y estos NO con el objetivo de que analicemos un poco más a fondo este nueve intento de Mattel por reposicionarse en el mercado como la juguetera más importante del mundo.

LOS NO

  • Mattel no parece estar escuchando a sus consumidores. Si bien es cierto que la colección es atráctiva e interesante, parece captar más la atención de los coleccionistas o de aquellas personas que jugamos barbies cuando niñas. Hoy en día existen las redes sociales, los niños y sobre todo las niñas se divierten de manera diferente y la tecnología se ha adueñado hasta de eso. Entonces, ¿por qué Mattel no se adapta a esta nueva forma y se aboca a la creación de apps? ¿Por qué Mattel no se inventa otro tipo de producto o modifica completamente la Barbie para que vaya acorde con la realidad de hoy?
  • No queda claro cuál es el público objetivo. Tomando en cuenta que la colección resalta mujeres maduras y otras que ya no existen, podría parecer que fue creada para las consumidoras de antes, es decir las que jugaron Barbies en 1959 cuando salió y las que dejamos de comprarlas en el 1998.
  • El mensaje no es suficientemente poderoso, si no está atado a una acción que esté relacionada. Aunque me parece muy bien que Mattel promueva los valores positivos en las niñas a través de sus productos, la responsabilidad social no es sólo eso. Si una marca promueve una causa debería unirse a una organización que también sea abanderada, ejecutar acciones puntuales que vayan acorde con eso, y no solo montarse en el tren de un tema para generar incremento en las ventas o llamar la atención.
  • Muy espaciada la puesta en venta de la colección. Creo mucho en aprovechar el timing. Jhonnie Walker y Lacoste lanzaron sus nuevos logos y de inmediato pusieron a la venta sus productos. En el caso de #MoreRoleModels las Barbies estarán disponibles en el mercado a mediados de abril y algunas de las muñecas solo se venderán en sus países de origen. Es probable que cuando salgan al mercado a las personas se les haya olvidado la colección y la marca tenga que invertir nuevamente en publicidad para que la gente las compré. La solución en este caso hubiese sido darle la opción a los consumidores que compraran la Barbie online y que les llegara en abril, como una forma de generar expectativa con el producto y como tipo calentamiento antes de.
  • La pelea por los derechos de la imagen de Frida Kahlo opacan a la colección. Aunque muchos podrían pensar que cualquier tipo de prensa es buena siempre y cuando hablen de ti, lamento informarles que están equivocados. En este caso el conflicto entre la sobrina nieta de la pintora mexicana y la empresa que sostiene tener los derechos de su imagen, ensombrece y pone en segundo plano a la colección de Mattel. En 2 meses o en 1 año cuando se recuerde el lanzamiento que hizo la empresa en Nueva York nadie se va a acordar de las 17 mujeres que sirvieron de inspiración, sino en el problema de Frida Kahlo.
  • Las muñecas no se parecen del todo a sus dueñas. Unas de las críticas que le han hecho a la colección es que las muñecas han sido perfeccionadas y no se parecen del todo a quienes representan. En el caso de Frida por ejemplo, no tiene las cejas unidas como las tenía la pintora, la nariz es mucho más fina y los ojos son claros.

LOS SI (Ahora vamos a los )

  • El mensaje es coherente. La colección va muy acorde con lo que las mujeres de hoy en día reclamamos y es coherente porque Mattel ya ha lanzado 3 colecciones anteriores hablando sobre los diferentes tipos de cuerpos, razas y alturas.
  • La selección de las 17 Role Models. La selección fue perfecta, aunque si hubieran elegido quizás algunas chicas más jóvenes hubiese sido más efectiva por el target al que la marca va dirigido. Sin embargo, hay que aplaudirles este punto porque fue inclusiva y añadió valor.
  • Puede darles nuevos aires a la marca si saben aprovechar la oportunidad. A pesar de que esta colección no parece estar muy acorde con el público al que va dirigido la Barbie si puede despertar la nostalgia de aquellas coleccionistas, creando ediciones limitadas de juguetes como hace Star Wars.
  • Combinan la publicidad tradicional con sus plataformas de redes sociales. La marca ha creado contenido de valor que postea en sus redes sociales, sobretodo en Instagram, sobre estas mujeres seleccionadas. Hasta el momento han colocado vídeos sobre Amelia Earhart y Frida Kahlo y guías de actividades interactivas que se pueden descargar en un microsite.

Captura

En conclusión, hay más NO que SI. ¿Qué opinan ustedes mis estrátegas? Nos leemos el próximo jueves.

Estándar
5estratégicosporqué, Comunicación Corporativa, Contenido y RSS, Crisis

Kevin Spacey y sus 5 lecciones de reputación

Kevin Spacey lo tenía todo. Algunos pensarán que ese todo corresponde a fama, dinero, reconocimiento y bienes. Pues no. Ese todo es una excelente reputación, algo que no se construye o consigue de la noche a la mañana

Generar y producir admiración en tu público objetivo, que sigan y valoren tu trabajo, y, sobretodo que te respeten, es una labor ardua, tediosa y que debe estar basada en hechos no en palabras. Hasta el mes pasado, Kevin gozaba de esa credibilidad. Sin embargo, una publicación de acoso sexual difundida vía redes sociales fue suficiente para derrumbar más de 30 años de carrera artística. Y es que en definitiva, esta Era de la posverdad no perdona. 

Si esto hubiese pasado hace 15 años la realidad sería otra; pero a los lectores, los internautas y a los medios de comunicación les importan más las percepciones, los sentimientos, así como el número de shares y de likes que genera un rumor, que el validar fuentes, buscar información y producir una noticia neutra.

Entonces, ¿cómo se controla una comunidad de millones de personas con acceso a data ilimitada? ¿De qué manera se detiene la difusión de un rumor? En este post no pretendo contestar esas preguntas. Lo importante aquí es identificar esas lecciones de reputación que nos deja este caso y que podrían servirnos en un futuro.
Lección # 1- “Treinta años no es suficiente para que una acusación prescriba; al menos no para la opinión pública”. 
Muchos me han preguntado, ¿pero si eso paso hace 30 años por qué vienen a denunciarlo ahora? ¿Cómo una persona que guardó un secreto por 30 años puede tener más credibilidad que alguien que ha llevado una vida pública libre de escándalos? La respuesta es fácil. La sociedad y la opinión pública en general, se alimenta de las percepciones. Inmediatamente alguien lanza una acusación contra ti está sembrando la duda y generando una serie de sentimientos negativos que afectan tu reputación y te restan credibilidad.

En esta época de la posverdad las percepciones viajan mucho más rápido gracias a los algoritmos de las redes, convirtiéndo los temas en trending topic y transformando un rumor en una verdad en cuestión de minutos.

Lección #2-“La mayoría de las veces, pedir disculpas es más que suficiente”. 

Cuando te acusan de algo que no has hecho o de lo que no estas seguro, pero sabes que es un tema sensible para un grupo en específico, siempre es válido pedir disculpas. Ustedes se preguntarán, ¿para qué voy a pedir perdón si no he hecho nada malo?

Fácil. Siempre habrá alguien que se sintió afectado por lo que supuestamente sucedió o que vivió una situación parecida y tu se lo recordaste. 

El mostrar empatía ayuda a que las personas bajen un poco la guardia con respecto a ti, te escuchen y te crean.

Kevin quiso justificar su posible acción en una preferencia sexual, lo cual generó mucho más molestia, indignación y lo hizo quedar como una persona deshonesta que nunca fue sincera con respecto a su orientación. En resumen, sus declaraciones lo hundieron mucho más.

Lección #3-“En esta era de la posverdad, las pruebas son irrelevantes”. 

Este punto va muy de la mano con el anterior. Como en las plataformas sociales lo que importa son las percepciones y no la información, es tan importante dar una respuesta convincente que conecte con los sentimientos de la gente y genere engagement. 

Las pruebas, los números, las coartadas y las fechas no son imprescindibles.  Lo esencial es convencer al público con un tono adecuado, las palabras precisas y un lenguaje corporal que al menos los haga dudar de lo que dicen de ti.

Lección #4- “Las acciones deben ser coherentes con lo que se dice”. 

Puedo decirles, sin temor a equivocarme, que cualquiera en una situación de tensión puede cometer errores. Quizás, las últimas declaraciones de Kevin Spacey lo sean. Sin embargo, para los fines de #enmispalabras, disculparse por una acción que no recuerdas y luego anunciar que te internarse en un centro para buscar ayuda es una total incoherencia.

Los hechos comunican mucho más que las palabras. Hubiese sido mejor que dijera que sí, se disculpara y buscará ayuda, a que lo negara.

Lección #5- “Credibilidad sin transparencia es una mesa a la que le falta una pata”. 

Por último, la lección más importante es esta. La reputación se construye día a día y los materiales para levantar ese edificio (si lo vemos metafóricamente) son las acciones, la preparación, el engagement y la transparencia. En el camino, muchos se concentran en los tres primeros elementos, olvidándose del último.

La verdad siempre sale a la luz, nada esta oculto bajo el sol y lo único que nos permite y permitirá defendernos o afrontar una situación difícil, es ser como somos en todos los ambientes.

Estándar
Comunicación Corporativa, Crisis, Mis recomendaciones

Somos más que un “call to action”. Las marcas y las percepciones de sus públicos

Todos vimos el anuncio en el que una mujer de raza negra se convierte en una de tez blanca con el simple cambio de una camiseta. Su amplía sonrisa y alegría se mantenían, mientras promocionaba un producto para el cuidado de la piel.

La marca que creó este comercial tenía como objetivo “representar la belleza de todas las edades, etnias, formas y tamaños“. Incluso, reafirmaron este propósito en un comunicado posterior difundido en sus redes sociales.

Vista del comercial retirado

Sin embargo, el público no lo percibió así. Las palabras belleza, etnia y diversidad fueron reemplazadas por discriminación e irrespeto. Con estos terminos, los consumidores calificaron no sólo al comercial, sino a la marca en sí colocando en tela de juicio los valores de está y el compromiso que recalcaron a través de sus distintas plataformas.

El revuelo generó una disculpa pública por parte de esta empresa (muy buena por cierto) y el retiro inmediato del anuncio de todas las plataformas donde se encontraba.

Comunicado en redes sociales sacado de Instagram

Sin embargo, la justificación trajo consigo más comentarios. Los usuarios se concentraron en resaltar que esta no era la primera vez que a la marca le pasaba algo parecido y publicaron fotos de otras campañas, así como de etiquetas de productos en los que se hacía la distinción entre “pieles normales y negras“.

Entonces, esta situación nos debe llevar a la reflexión. ¿Qué pasa cuando el mensaje que queremos transmitir no esta claro? ¿Qué sucede cuando la gente percibe lo que no queremos decir? ¿Cómo podemos modificar una percepción que ya esta más que arraigada en la gente? ¿Es posible cambiar el pensamiento de la gente cuando tenemos años dando un mensaje confuso que no se relaciona con los valores que deseamos transmitir?

No les mentiré. Es difícil modificar la mentalidad de la gente y con una acción puntual por sí sola no se logra. Pedir perdón, retirar un comercial o cambiar de etiquetas, son sólo el inicio de un largo camino que se debe recorrer para ganarse nuevamente la confianza de las audiencias y recuperar la credibilidad que se ha perdido.

En este sentido, les desgloso los pasos que recomiendo seguir en casos como este:

1- Control damage

Disculparse es parte del damage control y es muy necesario cuando ofendemos a grupos raciales, religiosos y de cualquier índole. Más aún cuando llegamos a un público relativamente amplio.

2- Revisión del mensaje que estamos transmitiendo.

Si lo que decimos se malinterpreta y cada vez que hablamos vía nuestras plataformas la queja es generalizada, es importante sentarse, detenerse e identificar las oportunidades de mejora que posee nuestro mensaje. De la misma forma, definir de dónde proviene la molestia que estamos provocando, para encontrar de forma más fácil ese punto ciego en nuestro argumento al que no le estamos prestando la suficiente atención.

3- Fijar la mirada en el cómo lo estamos contando.

Muchas veces el problema de base no es el mensaje, sino la manera en que se transmite. Las redes sociales, la televisión, la radio, incluso la prensa escrita, nos da poco tiempo para contarle a las personas lo que hacemos y las novedades que tenemos.

En este sentido, es importante no perder de vista las interpretaciones que se podrían generar por parte de nuestros públicos ante las piezas de carácter publicitario.

Por eso, siempre se recomienda presentar los comerciales, las campañas o los artes a personas que estén dentro de cada audiencia clave. De esta manera, podemos identificar a tiempo cualquier percepción negativa, corregir y no arriesgarnos a perder lo que se ha invertido.

4- Establecer grupos de públicos y estudiar sus percepciones.

Es cierto que llegamos a muchas personas y más aún con las redes sociales, pero no todas las personas son iguales ni los sentimientos que les generamos tampoco. Por eso, es esencial definir cuáles son los públicos que nos siguen, qué piensan de nosotros y crear mensajes para cada uno. Estos argumentos deben estar en consonancia con el mensaje principal, responder a aquellas inquietudes que tengan y destacar los atributos de la marca.

5- Iniciar con la modificación de nuestra casa de mensajes y revisarla continuamente.

Así es. Hay que ver a los mensajes como una casa, en la que el mensaje principal es el techo y los secundarios son las vigas o columnas que lo sostienen. Sin embargo, esa casa como cualquier otra, necesita mantenimiento, revisión constante y atención.

Finalmente, la clave para modificar situaciones como esta es entender que las marcas, las empresas, las organizaciones y hasta los influencers son más que un slogan, una frase o un call to action. Cada uno de estos actores tiene una responsabilidad ante sus públicos; compromiso que deben honrar cuidando los mensajes que publican, los anuncios que divulgan, las opiniones que emiten, los comportamientos que exhiben y las interacciones que se generan entre ellos y sus audiencias.

 

 

 

 

 

Estándar
Comunicación Corporativa, Estrategia, Mis recomendaciones

¿Donar es hacer RSE? 

“Somos una empresa socialmente responsable”, se ha convertido en la frase más común en estos últimos 5 años. ¿Cuántas veces hemos escuchado a un ejecutivo repitiéndola? ¿Cuántas veces la hemos leído en una nota de prensa o en un arte de redes sociales? Me atrevería a decir que muchas. Lo interesante de este tema no es si estas compañías están comprometidas o no con el bienestar de las comunidades donde operan o si de vez en cuando donan una lata de pintura a una escuela cercana, créanme que no. Lo interesante es analizar si lo que se conoce como RSE en nuestro país es lo que debería de ser. ¿Hemos logrado migrar de un sistema filantrópico a uno basado en la sostenibilidad como objetivo primario?

Antes de entrar en materia, quisiera compartir con ustedes qué es la RSE y cómo podemos diferenciarla de la filantropía.

La RSE es la estrategia que lleva a cabo una organización para minimizar el impacto negativo que podría tener su operación en las localidades cercanas. Esto a través de acciones sostenibles en el tiempo, basadas en la transparencia, la ética y en el consumo responsable.

La RSE, a diferencia de la filantropía, no solo se basa en ese deseo puramente humano de ayudar a otros donando dinero o algún artículo. La RSE se distingue por ser un mecanismo de gestión, en el que la empresa toma en cuenta las expectativas de los grupos con los que tiene relación, tales como clientes, gobierno, localidades, colaboradores, suplidores etc. Esta estrategia debe ir acorde con los objetivos del negocio y relacionada con su sector, por ejemplo una organización que se dedique a la producción de bebidas alcohólicas, podría tomar como estrategia de RSE una campaña de consumo responsable.

En este sentido, podríamos decir que en República Dominicana se están realizando esfuerzos importantes en Responsabilidad Social y que existen entidades que ejecutan programas interesantes, sostenibles y de un alto impacto en las comunidades donde operan. Sin embargo, estas compañías son muy pocas. Todavía la RSE es vista en nuestro país como un gasto y no como una inversión, precisamente porque el mecanismo de donación continua estando muy presente.

Una muestra de ello son esos aportes que se realizan para beneficiar a los niños. La mayoría de las veces estas donaciones de alimentos y de ropa se hacen una sola vez. Sin embargo, los infantes continuarán teniendo hambre y necesidad de vestido.

Otro ejemplo es la limpieza de espacios o de playas. Aseamos un día el lugar, volvemos en un año y encontramos un lugar más sucio, con menores condiciones de ser utilizado.

Otro caso, pero más reciente, es la ayuda que varias corporaciones están ofreciendo a los damnificados de los huracanes Irma y María. Las aplaudo. Pero esos artículos de primera necesidad y esos alimentos se van a terminar y la historia nos ha demostrado que si no se implementan estrategias y políticas con efectos a largo plazo, los desplazados continúan en esa condición por mucho tiempo.

Tomando en cuenta lo expuesto con anterioridad, las empresas deben abocarse a crear y ejecutar estrategias de Responsabilidad Social que cumplan con los siguientes lineamientos:

1-Que sean parte de soluciones a problemas importantes de la sociedad.

2- Que se convierta en una cultura que permee a toda la organización y que este presente en toda la gestión de negocios, así como en la mente de cada colaborador  (siendo estos los primeros embajadores de la misma). 

2- Que representen un acompañamiento en el desarrollo y fortalecimiento de las comunidades

3- Que incluyan acciones para su público interno, con quienes también deben ser socialmente responsables. 

 

 

 

 

Estándar
Comunicación Corporativa, Crisis, Mis recomendaciones

Si no me puedo esconder ¿cómo lo enfrento?

“No hay lugar al que escapar, no hay lugar donde esconderse”. A esta frase que escuché hace un mes en un curso de crisis internacional, le agregaría que no hay espacio donde ocultarse ante un fenómeno atmosférico. Los huracanes, las tormentas y los temblores llegan sin aviso o con poco tiempo de anticipación, trayendo consigo además de vientos, lluvias y escombros, situaciones de riesgo para las empresas, las personas y las naciones.

El hecho de que un ciclón se acerque a un país o que un terremoto ocurra sin esperarlo, provoca que las organizaciones se hagan múltiples preguntas: ¿cómo protejo mis instalaciones?, ¿en qué momento despacho a mis colaboradores?, ¿cuáles son los pasos a dar antes, durante y después del fenómeno?, ¿qué debo hacer y cómo debo responder si mis instalaciones sufren daños considerables? y, la más importante:¿quiénes son las personas claves dentro de la operación que deben mantenerse en sesión permanente durante ese momento?

Todas y cada una de estas preguntas tienen respuesta. Sin embargo, la clave esta en qué tan rápido las respondemos y qué tan claros son los pasos que debemos seguir. Esto, sin importar si tenemos tiempo o no para prepararnos.

Por eso quiero compartir con ustedes esta pequeña hoja de ruta, la cual podría ser de gran valor para manejar situaciones como estas.

20170921_201059

Si podemos prepararnos 
– Mantenerse informados a través de los organismos oficiales sobre la trayectoria del fenómeno y de qué manera impactará las localidades en las que la empresa opera.
– Activar un comité de emergencia que incluya personas claves en puestos de decisión y un líder que sea el encargado de agilizar las discusiones y promover la toma rápida y certera de las decisiones.
– Establecer los riesgos posibles ante diferentes escenarios y definir los pasos a seguir ante cada uno. Estos escenarios podrían ser la seguridad de los colaboradores, daños a infraestructuras, fallos en suministro eléctrico, cierre parcial o total de las operaciones, extensión de horarios entre otros y tomar las decisiones con respecto a estos.
– Definir las responsabilidades de cada quien ante esos riesgos.
– Determinar cómo, cuándo y a través de qué plataformas se comunicarán las decisiones tomadas.
– Monitorear el paso del fenómeno y mantenerse alerta ante cualquier situación que pudiera presentarse.
– Al finalizar el fenómeno, determinar si hubo daños y cómo solucionarlos.

Si nos sorprende 

-Reconocer lo que está sucediendo y determinar de inmediato las consecuencias reales.
-Evaluar los daños y el número de personas afectadas, así como posibles consecuencias jurídicas y comerciales para la empresa.
– Reunir rápidamente a las personas que conforman el comité de crisis o de emergencia.
– Preparar un discurso parcial o de espera que de la sensación de que continuarán informando conforme avance la situación y que estarán trabajando para hacerle frente.

– Definir unos mensajes que sean informativos, de actuación honesta y responsable, de preocupación real por los afectados y subrayando el compromiso de la empresa ante el fenómeno suscitado.

Sin embargo, lo más importante es no perder de vista la empatía hacia los colaboradores, las comunidades que se encuentran en las zonas de operación y estar prestos a ayudar en caso de que sea necesario.

Estándar