Contenido y RSS, Serie Influencer: el término más popular del 2017

2/4: “Ese algo” que olvidaron las empresas al contratar a los influencers en este 2017

En la entrega anterior les hablaba sobre la popularidad que alcanzaron los influencers durante este 2017 y como desplazaron, en gran medida, a los Key Opinion Leaders. Sin embargo, popularidad no siempre significa permanencia. 

Llegar es fácil, pero mantenerse se logra a base de trabajo, valor añadido y constancia. Por eso, uno de los mayores retos que tienen los influencers en el 2018 es encontrar ese “algo“, ese elemento diferenciador que los distinga del resto. 

Ese “algo” debe ayudarlos a transformar sus cuentas de Instagram y Facebook en algo más que un encarte publicitario y a mantener el interés de las marcas y empresas que los contratan. Un “algo” que durante el 2017 no percibí y las empresas que los endosan tampoco. 

Durante este año, las marcas y las empresas promocionaron sus campañas y obtuvieron visibilidad utilizando a influencers de todo tipo, congeniarán o no con el mensaje que querían transmitir, comulgarán o no con los valores de la marca, se relacionarán o no con la personalidad de la empresa. De la misma forma, vimos como agencias de viajes contrataban a publicistas y bloggeros de moda  para promocionar sus paquetes de viaje y no a personas como Aléjate con Ale y William Ramos que si viajan y que tienen una comunidad de personas que les gusta hacer turismo interno y externo.

Los likes, el número de followers y la “popularidad” pesaron más que la reputación, las interacciones, los shares y la comunidad fiel que un influencer puede haber construido en sus plataformas digitales, un grupo de individuos que sí les escribe y comenta. 

A las marcas se le olvidó que cuando usan al influencer como herramienta de promoción están endosandolo. Si un influencer no va acorde con el ADN de la compañía o de la marca, los resultados no serán los más favorables. Recuerden que si el influencer no transmite valores similares a los de la marca que representa, los posibles clientes de esa empresa no le van a creer y la inversión será en vano.

El público objetivo debe creerle y sentirse identificado con el influencer para interesarse en los productos de la marca o para unirse a una iniciativa X. Básicamente, si no hay conexión no hay nada. ¿Cuántas campañas han pasado sin pena ni gloria porque las empresas no tomaron en cuenta este aspecto tan importante? 

Por esto, es esencial que las compañías tomen en cuenta los siguientes aspectos antes de contratar a un influencer, sobretodo de cara a este 2018:

1- Nivel de Engagement del influencer: en este caso, se debe evaluar la relación que tienen los influencers con sus seguidores, los contenidos que postean y si estos verdaderamente conectan revisando los comentarios y los shares.

2- Calidad de los contenidos: como bien dije desde el artículo 1, hacer fotos y videos de alta calidad no es aportar valor a una audiencia en redes sociales. Sin embargo, publicar textos con sentido, sin faltas ortográficas y generar conversaciones sobre temas que interesen a sus seguidores si es ser un influencer.

3- Valores y personalidad: es importante definir de qué habla este influencer en sus redes sociales y cuáles son los valores que transmite.

4- ¿Trabaja o no con la competencia?: hay influencers cuyas plataformas sociales parecen un infomercial. Por eso las empresas deben evaluar si es estratégico involucrarse con un influencer que tenga esta característica. 

5- Establecer herramientas de seguimiento para evaluar la gestión del influencer o el impacto positivo de su gestión. Las empresas deben evaluar el número de likes, comentarios, menciones, la cantidad de veces que se compartió el contenido que postearon, los views de los videos, así como (y esto si es lo más importante) los comentarios y las conversaciones que se generaron en los canales del influencer y en los de la marca, sobretodo aquellos que sean positivos y que hayan derivado en el crecimiento de los seguidores en las plataformas sociales, el incremento de las ventas y en el tráfico en la web corporativa.

Para finalizar, quiero ponerles dos ejemplos de buena elección de influencers uno es local y otro es internacional.

Reebook con Nashla Bogaert quien desde hace más de 4 años es la embajadora de la marca en República Dominicana y Under Armour. Esta última, seleccionó a la atleta de origen Sirio Yusra Mardini, quien salvo 20 personas de morir ahogadas en alta mar en el 2016. 

En la próxima entrega, les estaré hablando sobre la otra cara de la moneda. ¿El influencer debe decir que si a todas las marcas que se le acercan? Nos leemos nuevamente este jueves. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar

Un comentario en “2/4: “Ese algo” que olvidaron las empresas al contratar a los influencers en este 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s